El secreto

La princesa echaba fuego por la boca. El caballero sacó su espada y empezó a cortar cabezas (porque así se mata a los dragones). Luchó días y noches enteros, sin tregua. Pero el último y más fiero se le resistía. Fueron semanas, meses… Con el tiempo, aquel dragón sedujo al hombre escondido en la armadura. […]