Breve XI

Al principio creyó que su amigo sufría estrés, que aquel tic en la boca, a la altura de la comisura de los labios, era debido a los nervios. Al cabo de los años, aquello parecía un claro trastorno neurológico. Cuando murió supo que solo quería un beso suyo.

Breve X

«Ven», dijo ella. Él, subido a la torre del ayuntamiento, intentaba detener las manecillas del enorme reloj cuando la oyó. Su muerte fue una pérdida de tiempo.

Breve IX

Se besaron. Se besaron mucho, como si fuera esa noche la última vez. Pero de perderse, nada. Tuvieron que levantarse e irse cada cual por su lado para por fin conseguirlo.