¿Era así de pequeña…?

¿…cuando empezó todo? Solo sé que mi cabeza llegaba a la altura de la baranda, y que era capaz de extender mis brazos por encima de ella. En las noches despejadas y cálidas mi abuela nos hacía salir al balcón con cajitas de fósforos vacías para ver cuántas estrellas podíamos atrapar. Cuando las teníamos dentro, […]