He estado unos días de viaje, pocos, pero suficientes para conocer otro rincón del paraíso. Lo vi en mi camino entre Irun, Antzuola, Iurreta, Eskoriatza y Bilbo. Entre sesión y sesión, y de sesión a sesión, me fui llenando de él. Tengo que reconocer que los paraísos no solo se ven, también se huelen, se tocan, se oyen, se comen… Éste tenía olor a campo húmedo y melodía de río de montaña, pero también silencio, como todos. Y contrastes. Chuleta, salchicha. Montaña, río, casi mar. Gente suave y áspera, charlatana y callada.

Eskerrik Asko, Virginia, Iñaki, Karmelo, Ander, Maider, Gaizko… y la de nombres que no me sé.

Añado aquí el enlace a la entrevista que salió en la revista Artez número 175 del mes de Noviembre: Creo que es un privilegio vivir del cuento…. Curiosamente aún estoy de acuerdo con lo que dije.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *