Fin

El árbol echó a andar como un viejo elefante en busca de la montaña perdida. Sus pasos eran cansados, pero firmes. Las ramas caídas le servían de bastón y sus hojas secas volaban al viento y subían en cuarto creciente para iluminar el cielo de la noche. Al cabo de las horas se deshizo en […]

Breve XIII

Cada mañana al despertar se miraba al espejo de frente y de perfil; allí, entre los omóplatos, iban creciendo las alas. Poco a poco, día a día, observaba aquel reflejo tan suyo. Pero una mañana despertó con la brisa en la cara y supo que no hacía falta que buscara más.

El secreto

La princesa echaba fuego por la boca. El caballero sacó su espada y empezó a cortar cabezas (porque así se mata a los dragones). Luchó días y noches enteros, sin tregua. Pero el último y más fiero se le resistía. Fueron semanas, meses… Con el tiempo, aquel dragón sedujo al hombre escondido en la armadura. […]

Breve XII

Desde que se inyectan sustancias químicas a las nubes para que nieve o llueva a placer, los soñadores andan desconcertados. Las ovejas parecen ratas, los bailarines, verdugos, y las flores, espadas

Llarga estona (de metro)

«Sort que encara en tinc, de malucs”, pensa. Les escales li col·loquen tot al seu lloc, però els peus li fan mal, com cada dia. “No hi ha sabates prou amples”, remuga. La faldilla arrapada es comença a tòrcer cap al cantó que no toca, i la brusa li sobresurt per la cintura. Les calcetes […]

Breve XI

Al principio creyó que su amigo sufría estrés, que aquel tic en la boca, a la altura de la comisura de los labios, era debido a los nervios. Al cabo de los años, aquello parecía un claro trastorno neurológico. Cuando murió supo que solo quería un beso suyo.

Breve X

«Ven», dijo ella. Él, subido a la torre del ayuntamiento, intentaba detener las manecillas del enorme reloj cuando la oyó. Su muerte fue una pérdida de tiempo.

Breve IX

Se besaron. Se besaron mucho, como si fuera esa noche la última vez. Pero de perderse, nada. Tuvieron que levantarse e irse cada cual por su lado para por fin conseguirlo.

Breve VIII

Érase una vez una mujer hermosa con la nariz tan grande que aún no se sabía si era hada o bruja.

Breve VII

Fueron de luna de miel a un país muy lejano pero, como ya se sabe, la distancia es el olvido, así que se olvidaron el uno del otro.