Cada mañana al despertar se miraba al espejo de frente y de perfil; allí, entre los omóplatos, iban creciendo las alas. Poco a poco, día a día, observaba aquel reflejo tan suyo. Pero una mañana despertó con la brisa en la cara y supo que no hacía falta que buscara más.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *