«Ven», dijo ella. Él, subido a la torre del ayuntamiento, intentaba detener las manecillas del enorme reloj cuando la oyó. Su muerte fue una pérdida de tiempo.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *