Esta vez no iba a agarrarse al trapecio. Saltó desde lo alto y sin red. Extendió los brazos y cuando llegó al suelo, entre miles de contusiones, hallaron dos hermosos bultitos que asomaban bajo los omóplatos. Nunca supo que podía volar.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *