Pages Navigation Menu

Florejacs, La Segarra

Septiembre, año MMX

Campo de trigo con campesino y sol, Vincent Van Gogh

El aire de la mañana enfría las mejillas. Despierto un poco más. Miro la llanura ondulada con sus sombras. Retomo el hilo de este paraje silencioso. El tiempo se ha quedado quieto. Veo mis ganas de llorar y mi propio silencio hecho de gritos. Y por fin sé que cada una de mis palabras locas buscará uno de estos rincones suaves, entre el trigo, la cebada, y los almendros que hoy no están en flor.

3 Comments

  1. Todo se cura… también el desconcierto que provoca el dolor sin motivo aparente. ¡Qué ganas tengo de verte mañana, McGüillita!… ni que sea pa’ llorar juntas…

    • Faltan pocos minutos… ¡Vete preparando para lo que sea! (Seremos cualquier cosa menos previsibles.) Hasta ahora mismo.

Charlemos...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


#footer-bottom .bottom-menu{display: none;}